Maykel Osorbo después de San Isidro.

Maykel Osorbo lleva 8 días sin ver a la pequeña Jade. Su hijita de 5 años sigue con ansias de verlo, de abrazar a su padre sin miedo de que sea su último abrazo, de conversar y contarle sus cosas sin que haya un oído pendiente y oculto al otro lado de la línea. Maykel quisiera ser un padre normal, pero no lo dejan.

No lo dejan abrazar a su hija luego de haberle prohibido, durante su vida, otras tantas cosas. Moverse por Cuba, vivir en otro lugar fuera de la habanera calle Lamparilla, hablar libremente en cualquier esquina o, simplemente, hacer su arte sin compromisos políticos.

El sigue bajo acecho policial y sin poder reencontrarse con su hija. Hoy, Osorbo conversa con Cántalo TV y nos permite entrar en sus recuerdos para conocerlo un poco más.

Maykel Castillo, no es el mismo que Osorbo

A Maykel Castillo no le gusta el “Osorbo”, en su mente, su personalidad y su alter ego no tienen nada en común. 

“Simplemente este último fue el que llegó a las redes, llegó al arte. Ese nombre “Osorbo” se quedó luego de que un amigo lo filtrara en un flyer donde debió poner mi nombre real o “El Decano como antes me llamaba”.

“Osorbo es algo bastante complejo, fue algo de mi vida oscura, una hermandad que creamos muchos jóvenes desde una prisión. De cierta forma tuvimos que crear esa armadura para defendernos de la violencia dentro de la cárcel, porque lo que se nos venía encima era mucho”.

Maykel Castillo defiende el arte contestatario y entiende que este le ha servido de buena manera para abrirle los ojos a muchos cubanos. “Con el arte que hago encauzo lo que está viviendo el cubano y, en general, expreso mis sentimientos de rebeldía.”

“Yo enfrento la represión mediante mis letras, esa represión a la que somos sometidos todos los artistas cubanos cuando pensamos diferente y sí, el arte contestatario para mi ha sido mi principal y fundamental arma contra la dictadura cubana”.

“Estoy rapeando desde el año 1999. Comencé en las Casas de Cultura de la Habana Vieja, y ese era  uno de los pocos lugares a los que teníamos acceso como aficionados, cosas así, siempre controladas por el régimen”.

“Desde que decido por primera vez enfrentarme a un público me di cuenta que el discurso que yo tenía era apropiado para esos jóvenes, pero muy agresivo en contra del régimen. Por otra parte, mi personalidad de aquel entonces no era la más adecuada para dar ese discurso. Me fue necesario cambiar algunos rasgos en mi postura diaria”.

“Desde entonces he colaborado con Aldo, El Funky, con Escuadrón Patriota, e incluso con Silvio Rodríguez en una prisión”.

Con casi todos los artistas que he colaborado me he entendido, porque el 99% de ellos tienen los mismos conceptos y los mismos principios que yo”.

“Mi experiencia con Aldo fue magnífca, Aldo es mi amigo, mi hermano, siempre está disponible ahí para hacer un tema. Cada vez que queramos hacer algo en contra del régimen, con mucha cultura, Aldo siempre va a estar ahí. Tanto Aldo como Silvito como Escuadrón, somos una maquinaria de artistas contestatarios que estamos prestos a hacerles temas al régimen y a mostrar la realidad de Cuba”.

Silvió Rodríguez no me aportó absolutamente nada.

Cuando Maykel Osorbo colaboró con Silvio Rodriguez estaba encarcelado. Silvio, figura prominente de la trova cubana e instrumento artístico del régimen cada vez que le conviene, en esos momentos estaba de gira por las prisiones del país. 

“Yo estaba preso por mi manera de pensar, como una de las tantas veces que me han llevado preso por la misma razón, y ahí él fue el que propuso que los que estábamos nos unieramos en ese concierto y fue espectacular, pero esa experiencia a mi no me aportó nada en lo personal”.

Ahora lo veo como una situación un poco ridícula, pero uno acepta cosas en un momento por tal de coger un aire, de salir un poco fuera de la prisión. Pero como tal ese dia no tuvo ninguna marca en mi persona ni en mi ideología. Silvió Rodríguez a mi no me aportó absolutamente nada”.

Un niño en el Combinado del Este

Entre una cosa y la otra Maykel Castillo estuvo casi 17 años en prisión. La mella de esos tiempos todavía se siente en su forma de hablar, en su arte, en su conducta. Sin embargo, Maykel Osorbo no es un hombre agresivo. En un diálogo con él se va desvaneciendo el estereotipo de delincuente que la dictadura quiere imponer sobre su persona.

“Si yo te digo por qué estuve preso, tú no me creerías. Me mandaron a la cárcel para  amenazarme, la condena en si fue por no denunciar, por atentados, por desacato a la autoridad, por resistencia”.

“Cuando tú vas a la realidad de todas esas cosas realmente no hay un solo historial de delincuencia por lo que yo haya tenido que estar tras las rejas casi 17 años, pero es así, así funciona el régimen e imagínate tú”.

“Mi condena inicial fue de 2 años, pero cuando yo fui preso era muy joven, si te mando una foto de cuando tenía 16 años, sin un bigote, sin un pelo, lo que vas a ver es un niño.” 

“Una vez osaron decirme dentro de una prisión que yo era una princesa y ahí fue cuando me empezaron a enredar, de hecho me echaron 2 años por el deber de no denunciar. Y después, con la inmadurez y con la violencia que había en la prisión yo fui enredándome.”

“Yo me sentía una víctima entre tantas personas peligrosas de verdad. Imagínate tú, 16 años en el combinado del este con asesinos, con bugarrones, con gente que estaba para partirle el culo a los niños, discúlpame la palabra.”

En ese momento, yo me dije: “A mi nadie me va a partir el culo, ni nadie me va a hacer salir de aquí con la cabeza gacha, siempre con la frente en alto, y mediante ese aspecto empecé a cometer delitos dentro de la prisión, agrediendo a las personas que me molestaban”.

Luis Manuel Otero y San Isidro

Aunque Luis Manuel Otero sea muchas veces el rostro escogido para representar a la oposición cubana, es Maykel Osorbo la figura en el centro de muchas cosas.  

“A Luis Manuel lo conocí cuando salí en libertad, porque de hecho, no lo conocía. Cuando yo di el concierto por el 349, nos saludamos, hablamos, y de hecho cada cuál cogió por su lado”.

“Volvimos a tener una conversación coherente después que salí, después que me sucedieron tantas cosas con la seguridad del estado en la prisión en Pinar del Río, en Valle Grande, fue que vine a tener con él la amistad tan grande que tenemos ahora”.

“Me vinculo con el Movimiento San Isidro mediante la polémica por el decreto 349 y el concierto que te comentaba antes. De hecho, mediante ese evento fue que realmente el Movimiento San Isidro se pudo consolidar”.

Fuego cruzado con el régimen 

“El régimen ha demostrado que no quiere diálogo, tú no puedes dialogar con alguien que no quiera libertad de expresión, libertad de movimiento, que te asedie en tu casa, que no te deje salir, que te tenga preso en tu domicilio.

“Con esas personas tú no dialogas, con esas personas tú los mantienes a fuego cruzado, aunque sea con arte, aunque sea sin violencia pero tenemos que generar esa empatía de esa violencia artística para que ellos entiendan que estamos asfixiados”.

“En esos días que estuvimos en San Isidro plantados sucedieron muchas cosas, tanto desagradables de parte de la dictadura como de parte de los plantados que estábamos ahí. Conocimos gente que estaban llegando de diferentes partes de la Habana que no conocíamos, nos conectamos, la expriencia fue bastante linda. Gente de todo tipo de géneros, académicos y lo más lindo de todo, es que todos teníamos una misma idea, una misma realidad y era la libertad plena”.

“Después de coserme la boca y hacer una huelga de hambre yo pudiera hacer cualquier cosa por la libertad de mis hijos y de mis nietos, si llegara allá yo estaría dispuesto a entregar mi vida por alcanzar una libertad de verdad. Te hablo de corazón, lo haría por una libertad plena, y estoy seguro que yo sólo no, te hablo de Luis Manuel también”

Familia

“Yo no estoy con la mamá de mi hija y ahora mismo mi relación con ellas está interrumpida, pero más que nada, es evidente que me afecta porque el régimen utiliza a mi familia para tratar de que yo no defienda los derechos humanos de los cubanos y eso es súper triste, tú no te imaginas cuánto”.

“La relación con la mamá de mi hija es perfecta y con mi hija es formidable, creo que el vínculo con Jade es único, ahora mismo no tengo contacto con ella, y es súper triste. Hace días que no la veo, hace días que no sé nada de ella, hace días que no sé ni cómo está y es triste la verdad”.

“Yo pienso que mi hija me va a ver como lo que soy. Como un padre que quiere darle comodidades, estudios, nivel cultural y si hoy por hoy yo estoy luchando por la libertad de Cuba es por eso”

“En estos días va a salir un tema sobre los consejos que yo podría darle a mi hija y va a ser muy lindo, tú verás”.